Aikido
 
Aikido - Tu guardaespaldas para la vida diaria.

¿Qué tal si consigues tu propio YOJIN-BO, tu propio guardaespaldas?
En nuestras vidas tenemos que protegernos contra nuestros enemigos, los que nos rodean y los que están dentro de nosotros. ¡Deberíamos estar preparados para lo peor! ¡Ninguna póliza de seguro puede devolverte tu vida, una vez que la hayas perdido!

En la vida estamos continuamente rodeados de peligros, ya sea caminando o conduciendo un vehículo. Necesitamos tomar decisiones instantáneas todo el tiempo. No podemos pedirle a otro que haga eso por nosotros, esa es la realidad. Nuestra vida cotidiana exige una mente atenta. En realidad, muchas personas acuden al aikido porque sienten que lo necesitan y lo encuentran útil. ¡Incluso puede ayudarte cuando te caes!

Aikido
Aikido es tu mejor compañero de por vida.
No es solo defensa personal sino una defensa total. Te hace estar en forma, te ayuda en el trabajo, mejora tu salud, te permite disfrutar de la vida. ¡Sólo vivimos una vez! Contiene todo lo que necesitamos para vivir la vida de la mejor manera que podamos. Disfrutando de la práctica, experimentando la esencia de la cultura oriental a través de su cuerpo, puede mantener su mente calmada y disfrutar de una salud natural, bien protegido contra los peligros de la vida.

El Aikido floreció como un arte marcial muy especial.
El Aikido es único entre las artes marciales tradicionales japonesas, ya que fue creado por su fundador Ueshiba Morihei para adaptarse a la vida moderna, y se basa en el amor por la humanidad. Encarna el profundo espíritu de armonía del pensamiento oriental. Es armonía viva. Este había sido durante mucho tiempo un sueño para la humanidad, y es por eso que se llama el arte marcial definitivo.

Fuerza absoluta.
En todo caso, ¿qué es la fuerza? ¿Es simplemente relativo, una contienda, una competición física contra un oponente? ¡El Aikido dice que no! La fuerza no reside en el poder de los opuestos, sino en la armonía con el flujo de energía, como una corriente o un río. La cooperación es el movimiento absoluto. Podemos encontrar fuerza en la unificación.

La armonía es el único principio en Aikido.
Nos movemos en un movimiento en espiral, como un remolino o un tifón, atrayendo la energía del oponente a la misma corriente. Este movimiento dinámico crea espontáneamente un número infinito de técnicas, adaptándose a cada situación, dando lugar a movimientos gráciles en un flujo natural, en total armonía. Ya sea que nos empujen o tiren, vamos con el movimiento, con o sin armas, con uno o muchos oponentes. No es solo combate, también es estrategia.

¿Cómo practicar? ¡Simplemente muévete!
Los movimientos naturales de nuestra vida diaria, como comer, beber, caminar, correr, son la base de todas las técnicas. En este sentido no hay nada especial. De lo contrario no funcionarían para la defensa inmediata. Si te mueves como lo haces en la vida diaria, ¡está bien! ¡Aikido no es nada más! Todos pueden practicarlo como una extensión de su vida diaria. Dependiendo de tu condición física, puedes hacer que tu práctica sea dura o blanda, como un chorro de agua. Nunca toma la misma forma. Incluso las técnicas peligrosas que podrían herirnos pueden ser utilizadas para nuestra salud como un masaje shiatsu, con el que aprendemos a cuidar de nuestro oponente interno. Cooperando con el oponente, haciéndole feliz, manteniéndonos en la mejor posición. Esta es la mente de BUDO o de las artes marciales tradicionales: mantener la paz.
Aikido

La práctica nos enseña a dar rienda suelta a la vital capacidad llamada KI, que todos potencialmente tenemos. Podemos aprender a usarlo a través de la respiración profunda intencionada enfocada en nuestro punto de equilibrio. Respirar así nos muestra nuestra posición, nos dice lo que es natural. A través de ella unificamos cuerpo y mente, cooperamos incluso con nuestros oponentes y, al hacerlo, cooperamos con todo el universo, volviéndonos uno con la naturaleza como el KI en si mismo. Aikido significa cooperar con la fuente de la vida misma a través del arte marcial. Es como cooperar espontáneamente con un chorro de agua, haciéndolo más grande y devolviéndolo a la fuente de la vida. Esto no es solo una idea abstracta sino algo extremadamente práctico y técnico.

El entrenamiento continuo con una mente positiva vitaliza completamente los 60 billones de células de nuestro cuerpo; desarrolla nuestra concentración, el poder natural de autocuración, la energía potencial y la intuición; agudiza todos nuestros sentidos. Mejora nuestro sentido del espacio y el tiempo. El flujo de KI purifica tu mente, por lo que reduce naturalmente el estrés; Puede enseñarle cómo defenderse (y no solo contra las amenazas físicas). La práctica regular continuada engendra poder real. Nuestra mente y nuestro cuerpo necesitan entrenamiento mientras vivamos, de lo contrario no se activan y revitalizan. La práctica regular de aikido tendrá un gran impacto en toda su vida. A lo largo del campo de batalla de la vida, el aikido con vital poder del KI puede brindarte energía y paz, para ayudarte a abrirte camino a través de la jungla de tu vida, manteniendo en buen estado las relaciones humanas.

Aikido
La puerta está abierta a todos.
El aikido no se basa en la fuerza muscular sino en el poder de la mente. En última instancia, tu carácter en sí mismo es tu mejor defensa, en vez de técnicas o armas. Incluso puedes absorber el poder de tu oponente y utilizarlo. Así, el aikido puede ser practicado por jóvenes y mayores, mujeres, hombres y niños. Algunos de nuestros dojos también ofrecen clases especiales para niños.


Ven y disfruta de la vida aiki con nosotros ... Ver para creer, pero para conocer el verdadero sabor del sake, hay que beberlo ...


Para información más específica por favor ven o llama.
La primera clase es gratis.